PORTADA SANDRA MORALES

Resulta que un día llegas a tu oficina, prendes tu laptop como de costumbre, ya con cafecito en mano, revisas tus mails, ves primero los que traen chistes de tus amigos, y por fin te das a la tarea de ir abriendo los mails de tu jefa, gerente, colega 24, colega 32, y así le vas dando respuesta a cada uno… de pronto te cae el veinte de que la rutina se ha apoderado de ti y prefieres seguir contestando la cadena de memes y chistes de tus amigos, que darle seguimiento al milésimo mail de tu equipo, en el que te frustra que las cosas no avancen. Entonces, te empiezas a plantear la idea de que estarías mejor en otra empresa, serías más productiva en otro puesto, y lograrías sentirte de nuevo “plena” laboralmente.

Antes de tirar la toalla y hacer un move que deje sorprendido a todos, mejor ármate un plan de acción de mediano plazo, para que el día que salgas ya tengas todas las fichas acomodadas y tu salida sea lo más smooth posible.

Aquí cinco cosas que puedes hacer desde ahora, ya sea que tengas o no la intención de moverte a otra chamba:

Googlea. Sí, métete a Google a hacer búsquedas de lo que sería tu “trabajo ideal” y empieza a ver qué puestos existen, qué perfil requieren, qué habilidades lo acompañan y si te visualizas en ese puesto o no. También ve el tipo de empresas que te hacen “vibrar”, que te emocionas al pensar que podrías ser parte de ellas.

Actualiza tu CV. Una vez hecha tu búsqueda, actualiza tu currículum, incluyendo esas palabras clave que viste en Google que requiere tu “trabajo ideal”. Si, por ejemplo, te late un puesto de marketing, fíjate en todas las habilidades que se asocian a él y mételas de forma concisa en tu currículum: ejecución de campañas, cálculo de ROI, creatividad, etc. Refrasea tu experiencia laboral con esta nueva “línea editorial” para que parezca que toda tu vida has hecho eso y sea un “no-brainer” para el reclutador identificar por qué serías el candidato ideal para el puesto.

Actualiza tu perfil de LinkedIn. Hoy en día, la mayor parte de las contrataciones pasan en algún punto por LinkedIn, ya sea para enterarte de alguna oportunidad, para ver el perfil de un candidato, o para simple networking; el hecho es que las empresas lo usan para llenar sus vacantes. Aprovecha esta plataforma y ten tu perfil de nivel “Experto” para arriba, lo que quiere decir: ten tu foto de perfil actualizada y profesional, enlista tus logros en tu trabajo actual y anteriores, mete tus hobbies (nunca falla que si haces yoga y el reclutador también, ahí hayas ganado puntos por tener esa similitud), mete tus aptitudes y pídeles a tus amigos que las validen. En fin, dale una shineada a tu CV en esta red, ya que es donde se están llevando a cabo las conversaciones de chamba y quieres lucir en tu mejor luz. También aprovecha para ir actualizando tus “amistades” todos los días, persona a la que conozcas, persona a la que invitas a conectar en esta red. Así, al paso de los meses, tendrás una base sólida de conocidos/clientes/amigos, de donde muy probablemente saldrá tu próxima oportunidad laboral.

Mantente presente en redes sociales. Sí, aunque consideres Facebook 99% social (y lo es), sería bueno que publiques lo cool que estás haciendo en tu chamba, sube fotos del evento increíble que hiciste con Bacardí, en el que todo mundo armó su coctelito, y obvio tú luce súper pro y guapa en el evento, cero saques tu foto jarra después de haberte tomado los coctelitos ganadores (y no-ganadores). Y aparte de subir este tipo de fotos, fíjate quién está haciendo qué. Es impresionante, pero en cuanto tienes una misión en la cabeza, en este caso conseguir chamba en marketing, te empiezan a aparecer puras actualizaciones en tu timeline de gente que está haciendo algo en el tema, o de algún amigo que no veías hace años y ahora trabaja en la empresa que te late, etc. Y toda esta información es mega valiosa para que te empieces a mover en la dirección correcta. Desde un simple “like” a sus fotos o un comentario, hasta un mensajito por inbox, te puede ir poniendo en la mente de esa persona, y así cuando le preguntes sobre alguna oportunidad laboral no se sorprenderá, al contrario, pensará que ambos están súper al día.

Networking. Nada como tener este chip siempre en la mente. Cualquier evento es oportunidad de networking, o sea, de conocer y platicar con gente, enterarte a qué se dedican, qué conlleva su chamba, si les gusta o no, y así, poco a poco, te vas armando de un roster de personas cool que te amplían el panorama, porque visualizas lo que otros hacen y te abre las puertas para que en unos meses te acerques a ellos con un pedido más específico, como que te platiquen más sobre lo que es trabajar en tal empresa o que te pongan en contacto con alguien que influye en las decisiones de contratación. Para hacer networking efectivo, recuerda pedirle mínimo el mail a la persona que conozcas y enviarle un correo agradeciéndole que lo/la conociste, en no más de 24 horas después del encuentro. Así, por un lado, te haces presente, dejas la impresión de ser alguien profesional, que da seguimiento y, por otro, ya le hiciste favor a la persona de compartirle tus datos. 

Con que dediques un tiempito diario a estas cosas, en unos cuanto meses estarás lista para tu transición de chamba en caso de que así lo decidas, o para ver cuál podría ser el plan B. Tener días monótonos no es lo peor que te puede pasar. ¡Créemelo! Y si estás pensando dejar la empresa antes de haber encontrado otra chamba, no olvides leer esta nota en www.soygirlpower.com - Las 11 cosas que no pensaste extrañar al dejar tu chamba.

¿Qué más podríamos hacer si estamos en una etapa en que medio disfrutas tu chamba, pero a la vez tienes la inquietud de conocer qué otras opciones existen? Yo he hecho un poco de todos los puntos 1 al 5 y hasta ahora han sido infalibles. A ustedes, ¿qué les ha funcionado?

Have a kick-ass day!

 

SANDRA MORALES

 

Sandra Morales

 

Mamá, empresaria, disruptiva, y representante del empoderamiento femenino, tras ocupar niveles directivos en organizaciones trasnacionales, fundó Girl Power - plataforma que inspira a las mujeres a #TenerloTodo - éxito profesional y personal. Su lema “work hard, play harder” la ha llevado a viajar a +55 países y vivir en 7 de ellos. #BabyAlexa es su mayor inspiración. Sandra es egresada de NYU Stern School of Business y de la Universidad Iberoamericana, donde se graduó con honores.

 

IG @sanmoralesl | @soygirlpower

 

Para platicar de este y otros temas, únete al #Sisterhood de Girl Power en www.soygirlpower.com