DIANA CASTELLANOS

En los últimos años, después de una gran cantidad de avances en la industrialización de los alimentos, en los hábitos de comida rápida y en los aumentos de obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares. Los seres humanos estamos en vías de  reflexionar seriamente sobre el valor de los alimentos no procesados, tenemos nostalgia por comer una sopita en la casa y la tendencia de cambiar Fast food por slow food está siendo un movimiento mundial. Algunos alimentos como las semillas están convirtiéndose en tesoros para la alimentación sana y la creatividad de los Chefs las esta integrando en platillos suculentos y de gran contenido nutricional. Las semillas se usan ahora en una variedad de panes y galletas elegantemente empacados, y también se sirven con ensaladas, sándwiches, postres, licuados, dietas detox,  yogurt y en platillos gourmet de exclusivos restaurantes.

Las semillas tienen grandes beneficios porque son un alimento sano, con vitaminas, minerales y omega 3 y 6.  Aumentan la proporción del colesterol bueno ( HDL) y disminuyen el malo (LDL). Mejoran el tránsito intestinal por su alto contenido en fibras. Producen saciedad, por lo que son recomendables en planes de alimentación de famosas nutriólogas y están a la venta en nuevos lugares donde es posible obtener alimentos orgánicos. Algunas de las más recomendadas son:

  1. Chia. Se pueden incorporar en jugos, yogurt, sopas, panes, budines y postres. Se recomienda remojar las semillas en un vaso de agua 30 minutos antes de consumir.  Se pueden tomar con agua o te de limón por la mañana. Ideal para llevar al gym.
  2. Linaza. Una cucharada sopera o 15 gramos, que es la porción diaria recomendada, aportan 73 calorías. Se agregan en ensaladas , yogurt o caldos. También se pueden tomar en ayunas diluidas en agua o molerlas en licuados.
  3. Semillas de Girasol. Contienen muchos nutrientes, hidratos de carbono, proteínas y ácidos grasos insaturados, conocidos como omega 6. También tienen vitaminas A, B, C y E y minerales como magnesio, hierro y potasio. Son muy completas. Se consideran una grasa buena. Se pueden comer tostadas o como  botana. Se utilizan para preparar panes y como parte de la granola. un snack. Se han hecho variedades para comerlas garapiñadas, dulces o saladas.
  4. Quínoa. Producen saciedad, tienen mucha fibra y retrasan la evacuación. Se recomiendan en muchas dietas para bajar de peso. Media taza es igual a 1 tortilla. La quínoa se puede agregar a sopas, postres, cereales y panes. Cuando se cocina triplica su tamaño-No agregar sal para que no pierda los valores nutricionales.
  5. Cardamomo. Contiene potasio, calcio y magnesio. Tiene un olor y sabor ligeramente picante y muy estimulante. Es digestivo, alivia los cólicos, estimula el apetito, combate acidez, ardor y provoca una mayor producción de saliva. Sirve para aliviar la intolerancia que sufren algunas personas al gluten contenidos en los cereales como avena, trigo o cebada. Combate el mal aliento y hasta se le atribuyen propiedades afrodisíacas. Se puede agregar al café y a postres.

Es importante recordar que todas las semillas deben almacenarse en un lugar fresco y seco, de preferencia en frascos de vidrio. No olvides consultar a tu nutrióloga o gastroenterólogo si padeces enfermedades digestivas o si tienes divertículos, para asegurarte que tu dieta puede contener cualquier tipo de semillas. Disfruta su sabor y experimenta nuevos platillos.

 

DIANA CASTELLANOS

Diana CASTELLANOS - Nut and Food

Es nutrióloga clínica, especialista en artes culinarias. Ha participado en programas de fomento de lactancia, programas de educación nutricional para niños y programas pre, durante y post embarazo. ¡Diana está a favor de comer de todo! No elimina ningún grupo de alimentos. Puedes escribirle a diana@nutandfood.com o en su página nutandfood.com.

IG @diana_nutandfood