Cientos de analistas han comentado, y ha sido oficio estéril de psicólogos y terapeutas, el intentar orientarnos sobre cómo amalgamar nuestro empeño en conducir exitosamente nuestras empresas y el deseo (hoy ya, transformado en un “must”) de vernos siempre sanos, fuertes, felices y ¡jóvenes!

La mala noticia entonces para quien se encuentra en esta vorágine de estrés pero quiere verse sano y jovial, es que tiene frente a sí a su peor enemigo. La ciencia ha confirmado que el estrés emocional acelera el proceso de envejecimiento de la piel a nivel celular.  

Cuando nuestro organismo sufre estrés, libera hormonas entre las que se encuentra la adrenalina y el cortisol. Estas hormonas pueden provocar irritación y pérdida de la función inmunitaria de la piel, siendo sus efectos muy similares a los que tienen lugar durante el proceso del envejecimiento natural, esto es debido a que la epidermis cede la energía que posee (y que requiere para regenerarse) a otros órganos para que funcionen correctamente.

Sometidos a estrés, la piel no se oxigena adecuadamente, esto se traduce en una mayor irritabilidad y una pérdida de tono; de nada sirve ante esto, recurrir a un arsenal de cremas para mejorar el estado de nuestra piel.

Si el estrés es una constante en tu vida, haz algo pronto para que no te pase factura.

No intentes abarcar más de lo que puedes hacer. Haz una revisión de cuáles son las actividades menos prioritarias y táchalas de tu agenda.  

Por muy agitado que se presente tu día, hazte del tiempo y aliméntate bien; solo tú puedes atender a la perfecta maquinaria que representa tu organismo. La correcta nutrición te garantizará mantenerte ágil de mente y de cuerpo.  

Practica un ejercicio de forma habitual; esto ayuda a descargar adrenalina y con ella las tensiones acumuladas en el organismo. Si no puedes ir a un gimnasio, intenta andar cada día después del trabajo al menos media hora.

Duerme bien. ¿Sabías que dormir mal envejece? El organismo necesita recuperarse del esfuerzo diario, y lo hace durante el sueño. Si le escatimamos tiempo de reposo, lo refleja, entre otras manifestaciones, con una aceleración del envejecimiento que no sólo se percibe a la mañana siguiente, sino también al cabo de los años. Robarle horas al sueño supone contar con varias arrugas de más en el futuro cercano.

Recuerda que el estrés no viene causado por situaciones complejas, sino por nuestra respuesta ante las msmas. Por eso, cuando sientas que las circunstancias te desbordan, date un respiro; recuerda que no sólo estarás haciendo el bien a tu estado anímico, sino también a tu piel.

 

 MARIMAR GUERRA

Dra. Marimar GUERRA

Es la primera especialista en Medicina Genómica en México; fundadora y directora de MEDAE Life Science y dispuesta a atenderte, orientarte y acompañarte en la consecución de tus proyectos de belleza y salud.

Ya sea en cualquiera de los tratamientos DNA facial, DNA corporal o DNA capilar, no dudes en ponerte en sus manos, harás la mejor inversión de tu vida logrando tus más altos proyectos en torno a la belleza y la salud.

IG @dra.marimarguerra