PAOLA CLARK

Los efectos de la mala nutrición están causando epidemias de distintas condiciones entre ellas la muy platicada obesidad tanto en niños como en adultos.

La realidad, tristemente es que en muchos casos es el reflejo de nuestros malos hábitos como padres de familia

Los hábitos se adquieren siendo pequeños, de aquí la importancia inculcar buenos hábitos en nuestros niños, es vital para que estén sanos.

En un mundo donde hemos alimentado a los niños de nuggets, pasta y productos empacados, es difícil mejorarlo de la noche a la mañana…

En mi experiencia hay 5 elementos que nos ayudan en este proceso;

1-Tener un balance.

Una alimentación balanceada es la que incluye todos los grupos de alimentos, sin embargo, nuestro menú siempre debe incluir; Agua, verduras y frutas, granos enteros, grasas buenas y proteína.

Balance también es hacer ejercicio, sentirse bien emocionalmente, cultivar relaciones personales, ser felices con nuestra parte espiritual, con nuestra familia, con nuestro trabajo, pero sobre todo con nosotros mismos.

2- Cocinar.

Cuando cocinamos buscamos los mejores ingredientes, tomamos el control de lo que vamos a comer y lo que le vamos a dar a nuestra familia.

La comida es amor en muchos sentidos, es una forma de cuidar a nuestra familia.

Al compartir una comida y sentarnos a la mesa no solo estamos compartiendo los alimentos si no un momento familiar o con amigos que nos nutre en muchos otros sentidos, es un momento donde creamos un vínculo, solidificamos lazos, es una forma de comunicarnos que nos integra como sociedad.

Procurar al menos una comida al día en familia está comprobado que ayuda a la salud emocional de los niños.   A esto lo llamamos función social de los alimentos.

La función nutricional es la que nos proporciona energía, nos ayuda a reparar, y en el caso de los niños los ayuda a crecer. Ambas son importantísimas y se complementan.

Alimentar a nuestros hijos es una actividad llena de amor, emociones, es nutrir todos estos aspectos.

 

3- Tener mejores hábitos alimenticios SI es comer más frutas y verduras. 

70% de nuestra alimentación viene de productos procesados, sin embargo NADA es mejor que comer lo que estamos diseñados para comer;  plantas, granos enteros, pescado, pollo, carne en menor cantidad.

Los productos procesados pierden su valor nutricional al ganar vida de anaquel, por lo que se les añaden saborizantes, texturas, colorantes y son adicionados con vitaminas y minerales.

La comida real no ha perdido nada de esto y mágicamente (como le explico a los niños) encontramos en la naturaleza lo que tenemos que comer de acuerdo a la temporada.

¡Y milagrosamente esta comida de temporada hace maravillas es nosotros!

 

4- Planear nuestros alimentos

Para lograr comer como queremos comer tenemos que planearlo, es por eso el éxito de todos los programas que nos dan una lista de que podemos comer, pero cuando se acaba volvemos a nuestros viejos hábitos…

Sin embargo, todos somos conscientes de lo que debemos comer… es muy sencillo, no productos procesados, 2 litros de agua y más frutas y verduras…

¡Planear tiene grandes grandes (lo repito porque son muchos) beneficios!

Planear un menú semanal nos permite tener  una mejor perspectiva, ya que vamos a poder ver lo que vamos a comer toda la semana, en todas nuestras comidas.

Yo planeo de acuerdo a nuestras actividades, si comemos fuera, clases etc.

Una vez terminado mi menú semanal puedo estar segura de que al menos estamos comiendo 3 frutas y 3 verduras en el día, y que durante la semana las variamos al igual que las proteínas y los granos, y que si vamos a estar mucho tiempo fuera de casa debo de llevar lunch y agua para todos…

Uno de los beneficios es que cuando hagamos las compras vamos a hacerlas con un plan, entonces no vamos a hacer compras de impulso con lo todo lo que se nos antoje en ese momento, así que vamos a gastar menos y como no compramos nada que no vayamos a necesitar vamos a tener menos desperdicios.

El secreto para que logremos hacer de esto un hábito es ser consistentes, ser pacientes con nosotros mismos y con los niños, hacer grandes cambios requieren de grandes esfuerzos, pero una vez hechos, ¡los resultados son increíbles!

Debemos de involucrar a los niños en todos estos cambios y mantener siempre una actitud positiva.  Recuerda que los niños hacen lo que los papás hacen…

5- Aprender a probar nuevos alimentos.

¡Nuestros cuerpos están programados para que nos guste la comida real, solo la tenemos que conocer!

El secreto para que los niños quieran probar nuevos alimentos es…   Dárselos a conocer, de esta forma los vamos a Exponer, van a Explorar y por último van a lograr Expandir su dieta.

Para que un niño que tiene dificultades para probar nuevos alimentos este más abierto a hacerlo tenemos que presentarle los alimentos con todos sus sentidos.

Es decir, la vista, el tacto, el olfato, el oído y el gusto.

Cuando lo hagamos, esto va a pasar en su cerebro;

Imaginemos que pelamos una fruta, la sentimos con nuestros ojos, nariz, boca, piel y hasta los músculos de nuestros dedos, nuestros brazos y la boca. Todas estas sensaciones de nuestras manos y dedos se unen en una parte del cerebro que nos ayuda a decidir como pelarla y como comerla.

El tacto le va a decir a la boca como se sintió... la temperatura, si es duro, suave,

tiene líquido, es seco etc.

La vista va a ver los colores, su forma, las diferentes texturas, pero van a cobrar sentido hasta que tacto las conozca…

El oído nos va a decir si al morderlo se sentiría duro, suave etc

Y el olfato le va a decir al gusto su sabor una vez que lo pruebe.

 

¿Se acuerdan de que íbamos a necesitar paciencia? Pues aquí es cuando la sacamos.

Hay niños que pueden necesitar probar un nuevo alimento hasta 20 veces…¡! ¡¡Ya es 20 veces!!

Para alcanzar este número vamos a dárselo preparado de diferentes formas, en sopa, crudo, hervido, cortado en rebanadas, cuadritos, horneado, acompañado de dips, o yogurt etc ya que lo probó de 20 diferentes formas y no le gusto, se vale decir esto no me gusta, o todavía mejor decir  “todavía no encuentro como me gusta…” el arte de esto es la constancia y la paciencia.

 

Recordemos que estos cambios son un acto de amor, ya que nuestra meta final es que estén sanos y moldear buenos hábitos.

 

Aprender a comer nuevos alimentos es una actividad que involucra a todo nuestro cuerpo, incluidas las habilidades motoras gruesas y finas, el desarrollo cognitivo, más el componente emocional.

Algunos tips que pueden ser de ayuda:

 

– Los niños prefieren comida que sea fácilmente identificable, no guidados donde no pueden distinguir bien lo que hay en ellos. Si les servimos todo por separado van a poder identificar cada componente de su comida.

 

– Explorar la comida puede ser un trabajo sucio, pero nos permite entender todos sus aspectos… (se acuerdan de la paciencia?..) no pasa nada si se ensucian un poco mientras conocen la comida real…

 

– Enfocarnos en crear una relación sana con la comida, a mi me gusta decir que queremos que se vuelvan a amigos de la comida, y cuando los niños hacen amigos juegan con ellos, así que podemos planear actividades donde ayuden a preparar, nos acompañen a hacer las compras, escojan algo que quisieran probar etc.

 

Trabajar en la alimentación en el entorno familiar es lo más recomendado. Alimentarnos todos en casa de forma saludable es la mejor forma de poner el ejemplo y procurar la salud no sólo de los pequeños sino de nosotros los adultos.

 

 Paola CLARK

Es mamá de dos niños que crecieron comiendo nuggets, salchichas y yogures de colores. Esto la llevó a un gran reto y buscó certificarse como Health Coach y buscó cambiar radicalmente su alimentación. Ella estudió entonces sobre alimentación infantil y “picky eating”Hoy felizmente puede decir que sus pequeños comen de todo y que están aprendiendo a tomar las desiciones correctas para su cuerpo. Paola se dedica a dar talleres y asesorías personalizadas a mamás y niños, donde aprenden la importancia de a buena alimentación y como lograrlo en casa. Puedes encontrarla en Facebook como Health Begins at Home y en Instagram como health_begins_at_home

IG @paolahealthymom