MARISA ARIZPE

Desde que me mudé a vivir sola en la universidad empecé a odiar los domingos, no sé si era el hecho de que no tenía familia viviendo conmigo y ese día se reducía a pedir algo de comer a mi sillón y ver repeticiones de películas, o simplemente yo había nacido alérgica a los domingos. Cada semana llegaba este día y yo sentía espantoso. Me tomaba horas para sobre analizar todo lo que había pasado en la semana, anotaba obsesivamente todos mis pendientes del día siguiente, checaba mis redes sociales cada 30 segundos y todo eso solo me hacía sentir menos preparada para que llegara el lunes.

En un arranque de desesperación recurrí a la única herramienta disponible un domingo a las 11:00pm y me metí a mi compu para googlear: ¿por qué odio los domingos?, lo que apareció como respuesta fue el breakthrough que cambió la relación conmigo misma y cambió mi profesión.  Google me ayudó a darme cuenta que lo que yo sentía era un terrible caso de ansiedad por estar viviendo en el futuro y que si quería solucionarlo tenía que trabajarlo con mucha introspección y meditación. Llevo casi 10 años en este camino aprendiendo a base de prueba y error y hoy puedo decir que me siento más cómoda con mi práctica y feliz de irla perfeccionando cada día. Así que te comparto 10 cosas que tienes que saber antes de empezar a meditar.

1-     Olvida la idea de poner tu mente en blanco

La naturaleza de tu mente es tener pensamientos, así que no seas tan dura contigo misma si en el segundo que te sientas en flor de loto vienen a tu cabeza todos los pendientes del mundo. Piensa que tu mente hoy es un changuito salvaje que necesita ser domesticado poco a poco, así que vas a tener que empezar por retos pequeños y ejercicios fáciles para poco a poco ir avanzando.

2-  El único secreto es la constancia

No importa si cada día haces 3 minutos de meditación o 28, el tema es que sea un esfuerzo constante. Es como hacer una dieta: si un día comes impecable y el resto de la semana te olvidas de ella no vas a ver resultados.

Escoge un plan de inicio que sea manejable y poco a poco ve dando más de ti. Sigue tu propio ritmo y cuando sientas que puedes dar más avanza.  

3-. Como es Arriba es Abajo, Como es Adentro es Afuera.

Un maestro me enseño este principio de correspondencia y me ha servido para mejorar muchas áreas de mi vida. No vas a poder meditar y estar en un estado de paz interior si tu exterior está hecho un desastre. Es muy importante preparar el espacio en el que medites, construye un oasis en un rinconcito de tu casa o recámara.  Usa elementos personales que te transmitan alegría y paz; puede ser desde flores, velitas, incienso o hasta alguna imagen de un santo o gurú que te hagan sentir relajada, inspirada y en paz.

4-. Busca Tu Estilo De Meditación

Lo que para tu amiga funcionó maravillas y te promete que cambiará tu vida, tal vez no es lo que más funcione para ti. Date chance de explorar distintas técnicas de introspección y permítete descubrir cuál va con tu personalidad.  Existe este concepto erróneo de que meditar es solo sentarte a respirar para tener la mente en blanco y cantar mantras, en realidad hay todo un mundo de disciplinas y maestros allá afuera con conceptos diferentes que te llevaran al mismo fin: conectar con tu yo interior.

No hay mejores prácticas que otras, solo hay diferentes estilos que le van bien a distintas personalidades. Yo empecé con yoga kundalini y me funcionó muy bien porque me ayudó a empezar desde un plano físico (con ejercicios de respiración y movimiento) y poco a poco migrar a un tema más contemplativo. Cada quien es una historia distinta, prueba cuencos tibetanos, visualizaciones, mindfulness, vipassana y todo lo que te ayude a llegar a un estado de paz.

5-. Usar tus sentidos es clave para llegar a tu zen

Somos seres multi sensoriales y respondemos a muchos estímulos que nos pueden llevar a un lugar de paz. La mente es la clave de esta práctica pero te invito a explorar: ¿qué sentidos te pueden ayudar a llegar más rápido y conectar? Identifica olores te lleven a sentirte más relajada, desconectada y úsalos en tu práctica. A mí los olores boscosos como el sándalo y el musgo me ayudan a desconectarme y sentirme en otro plano, pero la lavanda o los inciensos son los más populares. Lo mismo con los sonidos checa diferenes playlists que te ayuden a reconectarte con tu zen, desde sonidos de la naturaleza, instrumentos y ritmos todo es válido si te funciona.

6-. Pon una intención a tu práctica y tenla clara durante el proceso

Todos tenemos algo que trabajar y posiblemente ese objetivo vaya cambiando con el tiempo.

Hoy yo estoy trabajando la paciencia, en mis diferentes proyectos he visto que soy muy exigente y quiero que funcionen YA y no me pongo a pensar que tal vez ellos llevan su propio tiempo y son bebés que necesitan ir desarrollándose poco a poco; después de todo, Amazon no llegó a ser quien es en un año. Así que la meditación es mi vehículo para darme cuenta que las cosas llevan su tiempo, que debo de disfrutar  y dar lo mejor de mí en cada momento.

Sea cual sea tu intención tenla clara en un principio y úsala a lo largo de tus meditaciones para motivarte y recordarte porqué estas ahí. Con una intención clara y relevante será más fácil dar el extra y seguir adelante cuando tus changuitos mentales empiecen a darte lata. Escribe tu intención en tu altar, en tu agenda del día, en el espejo de tu baño, todo lo que necesites para vivirla a lo largo de tu día y en tu práctica.

7-. Meditar es vivir en el presente

El regalo más increíble que tiene la meditación para Ti es que te enseña a vivir en el presente. A través de Pranayamas (ejercicios de meditación) que son una técnica básica en la meditación aprenderás que solo tienes este momento, que las tristezas son producto de tu pasado y que toda la ansiedad es el reflejo de tu preocupación por el futuro que todavía no llega. No hay nada más poderoso y relajante que saber que solo tenemos el hoy.

8 -. Invierte en tu materia gris

Cuantas veces estamos preocupadísimas por comprarnos los súper zapatos, el kit de jugos detox y por inscribirnos al entrenamiento de moda pero pocas veces nos preocupamos por entrenar y educar a nuestra mente. Busca espacios para afinarla y perfeccionarla, lee libros que hablen del tema, ten una práctica de journaling para sacar los pensamientos de tu cabeza, háblate bonito a ti misma…

Es un área tan importante de nuestra vida y muy descuidada.  Recuerda que muchas  veces la inversión más valiosa no es en dinero si  no en tiempo, aparta tiempo de tu agenda sin celular y sin interrupciones para cultivar tu mente.

9-. Suelta las expectativas

Siempre que estas esperando que algo suceda es mucho más difícil que pase, tu mente se pone alerta y no le permites relajarse porque esta despierta esperando ese momento de luz. No tienes el control de las cosas, así que haz tu mejor esfuerzo y suelta esa necesidad de controlar. Verás que en el momento en el que dejas de esperar, ese algo sucede de manera natural.

10-. Disfruta

Esta práctica no está asociada con ninguna religión, no se trata de quedar bien con nadie ni de cumplir con alguna expectativa. Es un tiempo de ti para ti. Crea un silencio en tu vida para conectar con lo más profundo de ti desarrollar tu intuición y tu sabiduría interna.

La meditación pasó de ser mi hobby a ser parte de mi día a día y llevo un año con mi estudio de meditación y soy feliz compartiendo con más y más gente mi gusto por los viajes de introspección. Se que tal vez meditar es algo que puede llevar tiempo pero es una inversión que vale la pena por ti y por tu felicidad.

 

MARISA ARIZPE

 

Marisa ARIZPE

 

Después de trabajar varios años para una empresa de innovación brasileña realizando proyectos en el área de “innovación consciente” para diferentes marcas de consumo multinacionales, Marisa decidió que lo que más le gustaría hacer era esparcir su amor por los productos saludables, los superfoods y los green smoothies; para que más personas pudieran tener una vida saludable sin el mayor esfuerzo. En 2014 decidió lanzar su primer negocio digital Good Express, la tienda en línea de productos healthy más relevante en el país. Tres años después decide convertir otras de sus pasiones, la meditación, en el primer estudio de meditación en México: Project Meditation Studio. Iniciativa hoy cuenta con dos sucursales y más de 20,000 alumnos.

 

Marisa busca emprender dejando algo bueno en este mundo. Fanática del E Commerce, los cristales y el #Womenpower Marisa hace de sus hobbies su profesión.

 

IG @_healthy_entrepreneur